miércoles, 26 de agosto de 2020

La Escuela retoma actividades!

En agosto retomamos nuestras actividades de manera virtual y si bien extrañamos las reuniones mensuales con otras textileras, también debemos dar las gracias a la pandemia, por la oportunidad de  conectarnos con compañeras de distintas partes de Chile y el mundo que han permitido fortalecer este hilo.

El día 16 de este mes, tuvimos nuestra primera transmisión en vivo mediante instagram (@escuelalibretextil) y conversamos con Camila Larsen de @contijeras acerca de cómo en nuestra práctica textil podemos invocar una potencia que no solo haga más rico nuestro entendimiento del mundo, sino que también nos permita afectarlo de manera que también incremente la potencia de todo lo que nos hace bien y nos procuremos composiciones alegres.

También nos contó como la singularidad, a diferencia de la identidad, no es lo que una es -como algo inamovible-, sino lo que una puede, en composición o descomposición con lo que nos rodea. Esa idea va urdida con la experiencia: es a través de nuestra relación con el mundo que podemos explorarla. La singularidad es cómo nos afectamos con todo y cómo afectamos también a lo que existe. Si bien atañe a un individuo, sus implicaciones son colectivas, especialmente ahí donde puede construir saberes y prácticas. ¿Cómo podemos explorar nuestra singularidad desde nuestra práctica textil? ¿Qué singularidad entran en juego cuando tejemos, bordamos o cosemos? ¿Cómo la relación con el textil puede invocar nuestras potencias?

 Si te interesó el tema puedes ver el video completo en nuestra cuenta de instagram. 

Para quienes no conocen a Camila, les contamos que vive en Santiago de Chile, se dedica a la enseñanza y al estudio de diferentes técnicas textiles hace más de una década a través de su proyecto Corriendo con Tijeras. También vende patrones de tejido de sus propios diseños, pensados para que quienes los tejan encuentren ahí nuevas habilidades. . Para ella, la práctica textil nos ayuda a hacer, sentir y pensar de tal forma que la potencia de nuestro cuerpo incrementa. Tejer, entonces, es una de las tantas maneras de tener una vida más rica que resiste a la impotencia que impone el capitalismo.


Foto: Cote Catalán

No hay comentarios:

Publicar un comentario